VIVIR DESDE EL EMPRENDEDURISMO.

María Magdalena Trujillo, es una Joven que ha tenido que implementar diversas estrategias para  generar ingresos y subsistir,  desde su infancia le ha tocado realizar diferentes trabajos, hoy asegura vivir desde el emprendedurismo.

Ella explica que ha realizado labores en su casa, en la calle y otros lugares.


Entrevista: Su historia a través del trabajo (0:40)

«Desde muy pequeña empecé a trabajar debido a la crisis económica que tenía mi familia; decidí con mi hermano penúltimo trabajar con una tía en limpieza de patio, nos pagaba una cantidad de 8 córdobas semanal y nos dividíamos entre los dos», cuenta la joven.

Trujillo es originaria de una comunidad de Ciudad Darío; se caracteriza por echar a volar su imaginación  a través de ideas que la han permitido ganarse dinero extra.


Entrevista: Trabajos que ha realizado (1:46)

«Me fui a Masaya compre zapatos «masayeños» para abrir una línea en mi comunidad; puedo tocar la guitarra y me puse a dar clases no tengo muchos alumnos pero es una entrada más, actualmente estoy vendiendo ropa usada», expresa la joven.

Para María la vida no ha sido nada fácil, pues también ha tenido que enfrentarse a algunas situaciones que le han afectado sus estudios.

Una de estas dificultades tiene que ver con la parte económica  ya que no podía solventar los gastos, pero se dio a la tarea de convertir los obstáculos en oportunidades y hoy se propone ayudar a las demás personas.


Entrevista: Planes en sus estudios (0:54)

«No estudio actualmente, el año pasado deje de estudiar, pero hice el examen de admisión en la UNAN y el 13 de mayo inició a estudiar psicología; me siento contenta por que me gusta mucho», dice la joven.

A esta ciudadana le tocó ser positiva y valiente, debido a los cambios que han surgido en su vida, asegura que tuvo que viajar a la ciudad de Matagalpa por cuestiones personales que le llevaron a enfrentarse a sus propios sentimientos que la llevaron a acomodarse.


Entrevista: Cambios después de su viaje (1:14)

«El primer mes fue de mucho cambio me sentía desprotegida, pero después fui consciente de que era normal y parte del cambio», cuenta Trujillo.

Con todos estos problemas y necesidades espera ir paso a paso en su vida recibiendo las oportunidades y superando las dificultades para convertirlas en proyectos y aprendizajes.

María Magdalena es un ejemplo para cada persona e invita a la juventud a continuar perseverando en la vida de cualquier manera, además de no dejarse llevar por cuestiones que destruyen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.