Remesas familiares están salvando a Nicaragua

Más de Mil 300 millones de dólares en remesas familiares fueron aportadas por nicaragüenses, la mayoría trabaja ilegal en diferentes países.

Una gran cantidad de personas en el exterior son mujeres, quienes dejan a sus hijos e hijas al cuidado de otra familiar cercana principalmente de las abuelas para poder trabajar y sostener a sus hogares.

La situación emocional de las personas migrantes suele ser crítica. Algunas mujeres con las que hemos hablado dicen que sufren por sus criaturas.

Por su carácter de ilegalidad deben esconderse de las autoridades migratorias, se ven obligadas a aceptar trabajos mal pagados y en malas condiciones.

Después de muchos años de trabajo y de haber enfrentado temores en lugares desconocidos, regresan a su patria, la mayoría enferma. Ven a sus hijos e hijas que han crecido sin su afecto.

La situación se complica, cuando vuelven muchas veces enfermas, desgastadas y no gozan de la misma atención que ellas dieron a sus familias desde la lejanía por muchos años.

Sumado a esto, el Estado de Nicaragua no garantiza la protección ni trato especializado a estas personas que aportan económicamente a Nicaragua.

Solo al finalizar el año 2017 fueron más de mil millones de dólares en remesas enviadas desde Estados Unidos, Costa Rica, España entre otros países.

Auxiliadora Romero, integrante del Movimiento Comunal Nicaragüense asegura que las remesas familiares salvan a Nicaragua.

Audio: Auxiliadora remesas (1.27)

Sería importante que el Estado de Nicaragua se interese por toda esta gente trabajadora y sostén de la economía del país, garantizando trato especial.

Es lamentable cuando conocemos casos de migrantes que mueren en diferentes circunstancias fuera del país y son sus propios familiares quienes se las arreglan hasta pidiendo o prestando dinero para poder traer sus cuerpos de regreso a su tierra natal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *