Niñez pide educación libre de violencia

Niñas y niños se muestran molestos al momento de recibir golpes de parte de su familia, muchos de estos actos de violencia van a acompañados de palabras que buscan cómo justificar el hecho de, “Te pego porque te quiero”, sin embargo, la niñez sabe que esto no es amor.

Para dejar en evidencia estas inconformidades y como un llamado a la reflexión hacia las personas adultas, desde Radio Vos conversamos con la niñez y nos dicen, ¿cómo se sienten cuando les pegan? y ¿Qué pensamientos vienen cuando esto ocurre? , «Cuando me pegan me siento triste, enojada, nos sentimos solos es como que no somos parte de la familia así lo sentimos, dan ganas de morir y nos hacen sentir culpables».

Otros niños y niñas aseguran que la tristeza está presente en sus vidas ya que no encuentran explicación alguna de ¿Por qué? las personas adultas siguen educando a punta de golpes, «Nos dicen que nos pegan por que nos quieren o para que hagamos caso, eso no es correcto».

La niñez también ha hablado con este medio de comunicación sobre cómo les gustaría que les traten, pero sobre todo, ¿Cómo les gusta que les eduquen?,«Nos gustaría que no nos peguen más, que nos enseñen valores para crecer con seguridad siendo buenos niños y niñas, que nos den amor y confianza».

La demanda de recibir amor, respeto y que se les deje hablar está presente en los niños y niñas que dicen que a golpes no se aprende, que muchas veces obedecen por miedo, «Nos gustaría que nos entiendan que nos protejan, hablar en vez de gritar , ya no queremos que haya golpes, queremos que también se nos respete», expresa la niñez.

“Sin golpes que duelan ni palabras que hieran, eduquemos con ternura”, es el lema de una campaña sobre violencia, este mensaje ha calado los sentimientos de la niñez que exige reconocimiento y respeto, ser tomados en cuenta y que las personas adultas reconozcan sus errores.

Las y los entrevistados esperan que las personas adultas, pero sobre todo sus familiares recapaciten antes de golpear, porque los daños causados son muy grandes y están repitiendo la historia que vivieron en su niñez.

Aún hay tiempo de cambiar la forma de educar a niños niñas y adolescentes, recuerde que si educa a su hijo o hija sin violencia tendremos una sociedad más justa en igualdad de derechos y oportunidades tanto para hombres como para mujeres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.