Jinotegano: “Estar con mi familia, es mejor que estar encerrado”

Félix José Picado de 54 años de edad, habitante del departamento de Jinotega, se suma a la lista de nicaragüenses encarcelados por formar parte de las protestas cívicas iniciadas en abril del 2018.

Félix José Picado

Picado, fue secuestrado en su casa, a las cinco de la mañana el 26 de septiembre del año pasado en compañía de siete civiles más, la policía al momento de arrestarlo le mostro una orden de captura y más tarde lo traslado hacia el chipote.

Al ciudadano se le acusó de haber torturado a otras personas.

«Fui capturado un 26 de septiembre y me llevaron al chipote, sufrí torturas psicológicas, querían echar preso a mi hijo», cuenta Picado.

A picado también se le acusa de terrorismo, extorsión, secuestro hasta llegar a enfrenta un proceso judicial que dió un fallo de culpabilidad obteniendo una condena de 25 años de prisión, de estos 20 años por terrorismo, dos años por extorsión, dos por secuestro y uno por tenencia ilegal de armas.

El entrevistado recuerda que el cuatro de octubre, estuvo encarcelado en el sistema penitenciario Jorge Navarro, La Modelo y un mes antes en el Chipote, allí compartió celda con otros presos políticos y recibió constantes amenazas por los agentes.

«En la modelo estuve encerrado en una celda pequeña, estuve con Carlos Valle compartiendo celda ahí nos sacaban de noche a entrevistarlo a uno. Son servicios malos, ni agua había allí, a veces llegaba. Ahí cuando llegaban las muchachas lo metían a uno, (a la celda), nos decían golpistas», cuenta Félix Picado.

Durante estuvo detenido fue víctima de varios ataques con bombas lacrimógenas, estas fueron lanzadas por los agentes del penal, asegura fueron procesos difíciles y recuerda que cuando tenía 18 años de edad, fue parte de la resistencia y los ochenta luchó contra la dictadura de Somoza por esta razón en la prisión le preguntaban de manera constante si ya había agarrado experiencias.

La comida, según relata estaba mala, contenía materiales plásticos en el arroz aguado, en la galería que él estaba, 16-2, le acompañaban al menos unos 250 presos que también soportaron tratos inhumanos.

El 30 de mayo, Félix José Picado fue excarcelado, su familia lo recibe con abrazos y felicidad además de gozar de la presencia de amistades que ya cumplían ocho meses de no verlo.

Antes de ser secuestrado por la policía de ese departamento, Félix era comerciante ahora se formó un buen grupo de jóvenes que le apoyan con lo que estos pueden.

Félix Picado junto al «chele» Iván

Después de su excarcelación, ha recibido amenazas de manera constante en las redes sociales, y por los Consejos del Poder Ciudadano de su barrio, le continúan hostigando la vida por llevar entre sus manos una bandera azul y blanca. “Las amenazas a mí no me asustan, si en los 90 lo mismo era”, dice Félix, quien asegura, “vamos a seguir en la lucha, esa gente que está hostigando es porque están con miedo de perder el poder, es cuando más débiles está, por eso usan las armas, cuando ven a un pueblo cívico que está protestando, usan armas, eso se ve con las dictaduras”, finalizó diciendo el excarcelado político, que no ha pensado en el exilio y dice sentirse más fuerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.