Indigna re victimización a niña.

Atragantada por la indignación y dolor que le causó el trato que recibió una niña víctima de violación agravada de parte de una funcionaria pública, la promotora de derechos humanos Karla Rojas hizo una denuncia pública.

Karla es integrante de la fundación somos así por la paz y la vida que se fundó hace 20 años en Ocotal, pero ya tienen un año de estar trabajando en el Municipio de Rancho Grande en un programa de acompañamiento a niñas víctimas de abuso sexual, lugar donde atendió a la criatura.

Entrevista: Karla Rojas

A pesar que la niña fue acompañada por una voluntaria a la cita para realizarse el examen forense, no logró estar presente durante la entrevista pues la funcionaria no le permitió el paso.

Durante 20 minutos aproximadamente que la niña y la médica quedaron a solas, la criatura sufrió maltrato hasta salir de la oficina en situación de crisis.

Entrevista: Karla Rojas (Crisis)

También denuncia que las agresiones pasaron de las verbales a física pues la niña trataba de explicar su trauma mientras la funcionaria insistía en culparla.

Entrevista: Karla Rojas (Agresiones)

Es preocupante que la actitud de algunos funcionarios y funcionarias que se suponen deben garantizar la protección y el acceso a la justicia de las personas víctimas de violencia hagan todo lo contrario como en este caso, donde esta mujer solo provocó que la situación de violencia ya vivida por la niña empeorara.

Es necesario que el Estado de Nicaragua se esfuerce por mejorar en cuanto a la selección del perfil de los y las servidoras públicas para evitar que estas continúen violentando los derechos humanos de las víctimas.

Karla Rojas dice que como fundación hicieron un documento y lo enviaron a la inspectoría judicial, donde le dieron seguimiento al caso, pero después la forense involucrada en la agresión mandó un informe cargado de mentiras donde señala que sus estudios los realizó en Alemania y que cumplió con el protocolo establecido agregando que la niña estuvo acompañada todo el tiempo lo cual desmiente la voluntaria que llevó a la niña y a la cual no se le permitió estar presente en la entrevista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.