Bordando memorias para la historia

Hasta este seis de diciembre próximo, AMA y No Olvida, museo contra la memoria y la impunidad estará abierto para recibir a la población nicaragüense que desee conocer pinceladas de las historias de los más de 300 jóvenes entre hombres y mujeres asesinados en el contexto de crisis sociopolítica de Nicaragua según organismos de derechos humanos.

AMA y No Olvida, museo contra la memoria y la impunidad

En el museo se puede apreciar una exposición de los jóvenes que fueron interceptados por la policía nacional y grupos parapoliciales que disparaban desde grandes distancias con francotiradores, como se documentó en los informes de organismos defensores de los derechos humanos, como el grupo interdisciplinario de expertos independientes (GIEI).

AMA y No Olvida, implementó un nuevo espacio en donde se exponen una serie de bordados realizados por las madres de abril, víctimas de la represión gubernamental.

Bordados para la memoria

La exposición de bordados que está en la sala que documenta la geografía desde donde eran asesinados los activistas azules y blancos, cuenta con al menos 32 obras elaboradas por 25 familiares de las víctimas. Esta también, como una forma de protesta contra la presidencia y recordar a quienes cayeron en los enfrentamientos.

La directora del Museo de la memoria contra la impunidad y también parte de la asociación madres de abril, detalló a Radio Vos sobre esta nueva forma de expresión desde una actividad histórica que desarrollan mujeres tejedoras, «La actividad surge cuando una artista nos dijo que podía darnos clases, y también para usar el espacio para juntarnos, oirnos, compartir; es algo tierno es como un gesto de amor, bordar la memoria es como la propuesta del taller», explica.

Los bordados fueron realizados por las familias de los asesinados de la ciudad de Managua, Masaya, Ticuantepe, Carazo, y otros. En su mayoría de Managua debido a las dificultades de movilización de las madres de los departamentos del país.

Próximamente, se implementará la documentación de otros casos para la búsqueda de la verdad y la justicia, como parte de sus objetivos.

Marisol Godínez, de la comunidad Molino Norte en Matagalpa visitó el museo y manifestó que lo que más le conmovió de la exposición fue, “ver como madres de los asesinados llegan a dejar pertenencias de sus hijos, causa mucho dolor”, asegura.

Godínez continúa describiendo los hechos y las emociones que le mueve la visita al museo, «Me trasladó al momento cuando se veía en los medios como los jóvenes eran asesinados, eran momentos dolorosos; con este memorial las madres pueden recordar a sus hijos. Se puede ver como las madres están recordando a sus hijos de diferentes maneras una de ellas es el bordado».

Otro de los sentimientos que se le movieron a Godínez fue ver cómo a muchos de los jóvenes se les apagaron las esperanzas de triunfar y disfrutar con sus familias, “Es muy bonito revivir la historia son cosas que no nos hacen olvidar”, destacó la joven Matagalpina quien dijo sentirse llena de valentía por ver que muchos han defendido sus derechos humanos.

La mamá de Francisco Zapata, uno de los jóvenes asesinados en mayo, contó sobre su bordado, el que expone en el museo, «Con estos bordados le damos el significado a la memoria de nuestros hijos, esta iniciativa es para recordarlos», expresa.

En los próximos días habrá otras iniciativas para implementar un espacio de narrativa que permite documentar la historia de los caídos. “El museo va a crecer, va a tener una segunda fase donde más personas asociadas a AMA van a reincorporarse”, asegura la directora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.